¿Cuándo hacer trabajo voluntario?

Una tendencia actual para encontrar trabajo es el trabajo voluntario, útil para tener dos opciones la hora de buscar un empleo. Generalmente las personas definen una línea laboral al terminar la escuela o al llegar a su mayoría de edad, luego se desarrollan y se mantienen en esa área hasta su retiro. Sin embargo la afirmación anterior sólo es cierta para un pequeño porcentaje de la población con capacidad de trabajo. La verdad es que las nuevas generaciones transitan por distintas profesiones o áreas antes de establecerse, disfrutan de la movilidad para asegurarse de que esa actividad a la que se dedicarán a tiempo completo o durante años, es la que les entregará la satisfacción suficiente para permanecer en ella. Tanto para generaciones nacidas antes de 1970 como para las posteriores, aplica el consejo de encontrar un trabajo paralelo al principal, dedicar unos momentos en la semana a actividades no remuneradas pero que son atractivas laboralmente.

El objetivo de esta distribución del tiempo es tener una alternativa en caso de perder el empleo principal. Las organizaciones que ofrecen programas de voluntariado entregan, a cambio del tiempo de las personas, certificaciones y cartas de recomendación del trabajo que han realizado en ellas. Estos documentos se pueden convertir en un comodín que inclinará la balanza a favor propio en una futura búsqueda de empleo, en profesiones distintas a las que se ha venido desempeñando. Tener una profesión definida está bien, pero tener opciones es aún mejor. Aquellos que pueden demostrar habilidades y experiencia en distintas ocupaciones tienen más probabilidades de ser contratados en tiempos de crisis, por lo que no está de más sacrificar algo de tiempo libre o diversión para tener una red de seguridad en caso de que el trabajo principal escasee o desaparezca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *