Bolsas de trabajo y portales de empleo

Son muchos los mecanismos que tenemos a la hora de buscar un puesto de trabajo, entre ellos las bolsas de trabajo y los portales de empleo. Las primeras quizá sean algo más desconocidas, pero son una puerta abierta al empleo que nunca deberíamos pasar por alto, ya que no perdemos nada con ellas; mientras que los portales de empleo son la gran esperanza de muchos demandantes de empleo en busca de la oferta ideal. Sin embargo, existe cierto exceso de candidatos que dificulta el éxito, y hace que muchos demandantes de empleo acaben decepcionados con ellos.

Las bolsas de empleo

Tenemos dos tipos de bolsas de trabajo. Por una parte están las de los organismos públicos (a nivel nacional, autonómico, provincial e incluso municipal), y por otra parte vemos que cada vez es más habitual que las empresas del sector privado creen su propia bolsa de empleo con trabajadores a los que se les ha acabado el contrato pero con los que cuentan de cara a futuros procesos de selección, o con candidatos que han pasado por sus programas de formación y entrevistas pero que al final no consiguieron el puesto de trabajo.

Lo primero que debes tener claro es que estar en una bolsa de empleo no nos garantiza un puesto de trabajo. El objetivo de estas bolsas es que la entidad o la empresa en cuestión tenga un amplio abanico de potenciales trabajadores a los que recurrir inmediatamente en caso de necesidad: para hacer frente a picos de trabajo, para afrontar bajas, cubrir puestos en vacaciones… Siempre son puestos de trabajo de carácter temporal, y lo habitual es que cuando firmemos el contrato sepamos la fecha de finalización.

En las bolsas de empleo públicas puede haber limitaciones. Por ejemplo, cada candidato puede trabajar un máximo de X meses, si un candidato renuncia a la llamada o no se puede localizar pasa al último puesto de la bolsa o queda excluido, etc. Se configuran a partir de un proceso en el que se valoran los méritos, sus conocimientos como si fuese una oposición o se combinan los dos aspectos; pero también se generan bolsas de empleo con los candidatos que aprueban oposiciones pero se quedan sin plaza.

La cosa es algo diferente en el sector privado, ya que cada empresa configura la bolsa de empleo a su antojo y no se puede seguir la evolución como sí que se hace en el sector público. En cualquier caso no existe un límite de bolsas de empleo a las que puedas apuntarte. Para buscar una bolsa de trabajo en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Bilbao o cualquier localidad, por pequeña que sea, basta con ir a la web municipal, donde suele aparecer toda la información relativa a las bolsas de empleo, como los procesos abiertos o el estado de sus bolsas de trabajo.

Portales de empleo

Igual que pasaba con las bolsas de empleo hay que diferenciar entre cómo funciona un portal de empleo público y un portal de empleo privado. Para empezar, a la gran mayoría de portales de empleo público se accede a través del SEPE y sus equivalentes autonómicos, así que tendremos que estar registrados como demandantes de empleo para hacerlo. También existen portales de empleo público a nivel europeo, como EURES -promovido por la Comisión Europea- o Eurodysee -por la Asamblea de las Regiones Europeas-, portales que fomentan la movilidad.

portal de empleo

Si nos vamos al ámbito privado la oferta parece no acabarse nunca. Entre los más conocidos están InfoJobs, Infoempleo o Laboris, que además funciona como una bolsa de empleo. Muchas veces el problema de estas webs es el exceso de candidatos que se inscriben en las ofertas. Aún así, si encuentras una oferta con unos requisitos que se ajustan a tus características no dejes pasar la oportunidad de apuntarte ya que por muchos candidatos que nos indique que se han apuntado, no todos tienen por qué cumplir con los requisitos exigidos ni tener mejor currículum que tú.

Más allá de estos portales de empleo generalistas tan conocidos nos encontramos con los portales nicho, páginas web dedicadas a empleos de un sector concreto donde las empresas de ese ámbito publican sus ofertas de empleo. Su público potencial es más reducido, pero también será más fácil encontrar una oferta de lo tuyo y enviar tu currículum a la empresa, en especial cuando hablamos de sectores o empleos que requieren un alto grado de especialización o unas características muy concretas.