Cómo conseguir mi primer empleo

Conseguir el primer empleo es uno de los retos más importantes a los que nos enfrentaremos a lo largo de nuestra carrera profesional. Da igual si es un empleo de verano o de fines de semana o si buscamos ofertas de trabajo para trabajar a largo plazo, la búsqueda del primer empleo incluye una serie de factores que serán nuevos para nosotros: la búsqueda de empleo, redactar el currículum, prepararnos para la entrevista de trabajo… Situaciones en las que hasta ahora no nos habíamos visto y que crean dudas.

como conseguir primer empleo

Dónde buscar el primer empleo

Lo habitual es que la búsqueda de ese primer empleo empiece en las plataformas para encontrar trabajo: páginas web donde las empresas ofrecen sus vacantes, portales que rebotan esas ofertas de empleo, empresas de trabajo temporal, etc. Decimos que es lo habitual porque a la hora de buscar el primer empleo nuestra lista de contactos suele ser escasa, cuando no inexistente, pero siempre hay excepciones como las ofertas que puedan llegarnos de conocidos o de alguna empresa donde hayamos hecho las prácticas y estén interesados en nosotros.

El currículum

Sin lugar a dudas, hacer un buen currículum se antoja como un requisito imprescindible a la hora de conseguir este primer empleo. Quizá te parezca que tu currículum está vacío, ya que como mucho tu experiencia laboral se limita a las prácticas que hayas podido hacer durante tu etapa de formación, pero eso no es excusa para no esforzarnos en redactarlo. Una buena forma de redactar el currículum es renunciar al tradicional modelo cronológico y utilizar una temático o funcional, donde destaquemos nuestras habilidades y puntos fuertes.

Al no contar prácticamente con ninguna experiencia profesional, el currículum temático o funcional nos permite señalar nuestras habilidades y dejar claro al reclutador qué podemos aportar a la empresa. De esta forma se puede hacer una idea de cómo encajaríamos en la plantilla y en el puesto de trabajo que ofrece. En este tipo de currículum, muy indicado precisamente para candidatos que buscan su primer puesto de trabajo, también podemos indicar nuestro objetivo profesional. Cualquier creador de cv nos ofrecerá una plantilla para nuestro currículum funcional.

También es cierto que a veces -cada vez menos- el currículum funcional genera dudas, por lo que una buena alternativa es un currículum cronológico al que adjuntaremos una carta de presentación o de motivación. Muchas veces hacer una carta de presentación es casi más importante que el propio currículum, en especial cuando buscamos nuestro primer empleo, ya que tenemos un espacio mucho más amplio para presentar nuestra candidatura ante el reclutador de turno. Debes hablar de tu formación y experiencia -si la tienes-, pero también de habilidades, objetivos, etc.

La primera entrevista laboral

Si todo sale bien, tarde o temprano te enfrentarás a tu primera entrevista de trabajo, la antesala de la contratación. Una mala entrevista puede arruinar un excelente currículum, pero una buena entrevista puede abrirnos puertas que, según nuestro currículum, parecían cerradas. Sobra decir que tendremos que llegar a la entrevista con una puntualidad británica. Llegar tarde está prohibido, pero tampoco hay que llegar con demasiada antelación.

Es imprescindible preparar a fondo la entrevista. Para ello nos informaremos sobre la empresa, los servicios que ofrece y el puesto de trabajo que oferta. Prepararemos una serie de respuestas a las hipotéticas preguntas que puedan hacernos, como por qué queremos ese empleo, cómo encajaríamos en la empresa, qué podemos aportar, nuestros puntos fuertes y débiles, etc. Sobra decir que si nos preguntan por nuestras debilidades -algo bastante habitual- no diremos nada que pueda comprometer nuestro futuro laboral en esa empresa.

Tan importante como tus respuestas es la imagen que causas, en especial la primera impresión. Por eso es imprescindible ir bien vestido y limpio, aunque a veces los nervios nos pueden pasar una mala jugada en forma de sudoración excesiva. No hay que abusar de los complementos a la hora de vestirnos; y trataremos que nuestro lenguaje corporal aporte positivismo a la entrevista. Un candidato que causa buena impresión tiene más opciones de conseguir un empleo que otro que no transmite las mejores sensaciones.