Cómo ir vestido a una entrevista de trabajo

Dicen que las primeras impresiones son las que más cuentan, y cambiar esas primeras impresiones no es nada fácil. En el caso de las entrevistas de empleo esas sensaciones iniciales las marcará la ropa que hayamos elegido para la cita, por eso es tan importante saber cómo vestir en una entrevista de trabajo. Está claro que según el empleo al que aspiremos necesitaremos ser un poco más formales o informales, pero además de la ropa nos fijaremos en cuestiones como los complementos o la higiene, que también dicen mucho.

Como vestirse para una entrevista de trabajo

Cuando te despiertes el día de la entrevista y abras el armario de la ropa, tendrás que enfrentarte a varias decisiones cruciales. Lo primero que debes elegir es un atuendo cómodo, que te quede bien. La ropa debe ser de tu talla, no puede quedarte demasiado ancha o muy ceñida, y debes sentirte seguro con ella. Si no estás acostumbrado a llevar corbata o unos tacones muy altos no hace falta que los utilices solo para aparentar lo que no eres, debe ser una ropa que transmita tu personalidad y también profesionalidad. Tampoco estrenes ropa el día de la entrevista.

Trata de investigar el dress code de la empresa que te ha convocado para la entrevista para poder ajustar tu vestimenta a ese código de vestuario. Si conoces a alguien de dentro de la empresa, o si has conseguido la entrevista a través de una agencia de colocación o una empresa de trabajo temporal pueden ayudarte a no pasarte de formal o informal. Piensa que no iremos en pantalón corto o en camiseta de deporte, pero hay ocasiones en las que ir demasiado formal puede jugar en tu contra.

Utilices o no traje, en el caso de los hombres es más recomendable vestir camisa que camiseta. No es excesivamente formal, pero tampoco transmite una imagen informal si no has elegido traje. Las opciones para las mujeres se amplían, aunque siempre es preferible evitar las prendas muy ajustadas y elegir las camisetas de manga larga o francesa en vez de las camisetas de tirantes. Tampoco es muy recomendable la minifalda, aunque -igual que los vestidos- si se utiliza se hará con medias, aunque sea verano.

Esto es texto alt
Esto es una leyenda

En cuanto a los colores, intenta utilizar colores neutros, poco llamativas. Para los hombres, las camisas blancas o azules siempre son un acierto mientras que los trajes de color negro o gris nunca fallan. Una vez más, las mujeres tienen más opciones a la hora de elegir atuendo siempre que se decanten por los colores discretos. Sobra decir que la ropa estará limpia y bien planchada, y en nuestro objetivo por conseguir la máxima discreción evitaremos prendas rotas, desgastadas o zurcidas, aunque estén diseñadas así.

Acabamos este capítulo mirándonos a los pies. El zapato cerrado es preferible a las sandalias, a ser posible de una solo tono tanto para ellos como para ellas. En el caso de los hombres, volvemos a decantarnos por los zapatos oscuros mientras que las mujeres deben elegir zapatos con poco tacón y sin adornos. Sobra decir que los zapatos deben estar perfectamente limpios, y antes de entrar a la entrevista limpiaremos alguna pequeña mancha.

El pelo y los complementos

El pelo también debe estar limpio y bien peinado. En el caso de las mujeres evitaremos las trenzas, moños o peinados excesivamente complejos que vayan contra la discreción que buscábamos con la ropa, mientras que en el caso de los hombres trataremos de evitar pelos demasiado largos o cortos, al 0. La barba está de moda, y aunque hasta hace poco el rasurado completo era la tendencia que se imponía, si llevas barba asegúrate de lucirla bien recortada y limpia en la entrevista de trabajo.

Acabamos con los complementos, donde la discreción vuelve a ser la norma a seguir evitando los collares, pulseras o pendientes excesivos. Para los hombres es suficiente con el reloj y algún anillo como la alianza, más margen tienen las mujeres pero siempre tratando de utilizar solo aquellos imprescindibles. También llevaremos las uñas limpias y bien cortadas, sin utilizar esmaltes muy intensos las mujeres. Por último, elegiremos un perfume o una colonia discreto y suave.