Consejos para buscar empleo

En esta sección te damos una serie de consejos a la hora de buscar empleo utilizando diversas estrategias:

Relaciones y contactos personales: Es una estrategia muy usual y eficaz. Es importante que informes que estás sin empleo no sólo a tú familia, sino a todas aquellas personas conocidas y que puedan echarte una mano. Este método te permite enterarte de vacantes, sustituciones, etc. antes de que salgan a la luz pública. Cuando uses este canal no lo hagas a la ligera, piensa lo que vas a decir, el tipo de trabajo que te interesa, lo que sabes hacer y lo que has hecho anteriormente. No agobies a los demás ni intentes dar lástima pues provocarás que te eviten

Visitas a empresas y centros de trabajo: Para acceder al empleo en una empresa privada hay distintas formas: puedes inscribirte en el INEM, enviando currículum a las empresas que te interesan o bien consultando las ofertas de empleo publicadas en los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, o través de nuestro portal de ofertas de empleo).

Autocandidatura: Consiste en presentarse directamente en las empresas de forma espontánea, sin saber si hay o no vacantes, ofreciendo los datos personales y profesionales para que puedan registrarlos y puedan ser tomados en consideración cuando tengan un puesto de trabajo vacante. Este método tiene la ventaja de eliminar competencia, debido a que entras a formar parte del fichero de personal de la empresa para cuando necesiten cubrir un puesto, dar la imagen de ser una persona con iniciativa, altamente motivada y recabar información y nuevos contactos. La autopresentación se puede hacer de tres formas:

  • Por teléfono: Antes de llamar debes informarte sobre la empresa, sus características y los puestos que ofrece, así como saber quién es el director, quién es el jefe de personal, etc. para posteriormente dirigirte personalmente. Puede ser útil hacerse una pequeña base de datos con todas estas informaciones, por lo que recomiendo aprender access de office.
  • Ir personalmente: Debes dirigirte personalmente a la persona indicada. Este método funciona sobretodo en empresas pequeñas y familiares que requieren puestos de baja cualificación.
  • Por carta: Debe ser corta. Máximo un folio y debe estar compuesta por cuatro párrafos: apertura: habla de su empresa o producto, cuerpo: explica por qué tu colaboración puede ser ventajosa para la empresa, petición de una entrevista: anuncia tu llamada o visita y una despedida. Debe adjuntarse el Currículum Vitae.

Publicación de autoanuncios: Se trata de insertar un anuncio solicitando un puesto de trabajo donde haremos propaganda de nuestros conocimientos, práctica y experiencia mediante nuestros conocimientos especiales y cualidades personales. El anuncio debe ser breve y conciso. Además de anunciarte en la prensa, puedes utilizar los tablones de anuncios de algunos comercios, instituciones públicas y ciertas publicaciones gratuitas. Te recomendamos nuestra sección de demandas de empleo para añadir tu anuncio.

Anuncios de prensa: Hay un día, generalmente los domingos, en el cual aparecen más ofertas que el resto de la semana. La ventaja de este método es que te permite enterarte de las ofertas sin salir de casa. El inconveniente es que al igual que tú mucha gente se entera y que muchos anuncios no cuentan realmente lo que hay detrás.

A la hora de contestar un anuncio, ten en cuenta que conviene leer el anuncio entre líneas, ya que las empresas suelen hacerse propaganda, por ejemplo: Promotor de ventas = Vendedor = Sueldo interesante = Sueldo normal; debes contestar rápidamente, ya que los colistas suelen ser excluidos sin más; el candidato ideal no existe, así que si cumples el 60% de los requisitos que piden, preséntate salvo que carezcas de los requisitos indispensables. En caso de duda, arriesga.

Servicios Públicos de empleo: Son servicios que permiten registrarte como demandante de empleo. Con ello puedes conseguir que te llamen para un puesto de trabajo, información y asesoramiento sobre tus posibilidades reales de empleo y formación, formación ocupacional, participar en acciones que se establezcan tendentes a facilitar la inserción en el mercado del trabajo, cobrar subsidios y prestaciones si has trabajado antes.

Agencias privadas de colocación: Entre ellas se encuentran las empresas de trabajo temporal (ETT), que se encargan de buscar trabajo a las personas de forma temporal, poniéndolas a disposición de otras empresas. El trabajador mantiene la relación laboral con la ETI aunque trabaje físicamente para la empresa usuaria. Todas ellas tienen un departamento de atención al cliente que te dará información acerca de sus servicios, y todas están obligadas a destinar un porcentaje de su presupuesto a formar a sus trabajadores.

Las bolsas de trabajo: Son bases de datos que poseen algunas instituciones de servicios de empleo, centros de formación, organizaciones empresariales, colegios profesionales, etc.

Las oposiciones a la administración: Son las pruebas que convoca la Administración del Estado o los organismos públicos y que te permiten aspirar a un empleo estable, donde sabes de antemano cuáles son tus funciones, lo que vas a ganar, etc. Se convocan todos los años a través de una Oferta Pública de Empleo (OPE) que se publica el primer trimestre del año. Se pública en el Boletín Oficial del Estado (BOE) o en el de tu comunidad autónoma, indicando el sistema de selección, las pruebas, requisitos, etc.

También puedes acceder a trabajar en la Administración por medio de contratos laborales que exigen pasar un examen y una prueba práctica en función del puesto.

Para enterarte de estas convocatorias, recurre a los centros oficiales donde tengan los BOES: Ayuntamientos, consejerías, bibliotecas públicas, prensa y academias que preparan estas pruebas, Internet…

Autoempleo y Sociedades Laborales: Permite acceder al mundo laboral creando tu propia empresa. Supone poner en práctica una idea nueva o aprovechar una oportunidad de negocio. Los empresarios vocacionales deben cumplir una serie de obligaciones y responsabilidades inherentes a la actividad empresarial, que requieren ciertas cualidades, capacidades y preparación:

  • Confianza en sí mismo.
  • Empuje en el proyecto empresarial.
  • Capacidad creativa y espíritu innovador.
  • Acierto en la elección de los colaboradores.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidad para tomar decisiones y asumir riesgos.
  • Analizar si el producto puede tener aceptación en el mercado.
  • Decidir el tipo de sociedad que va a ser.
  • Plantearse si cuentan con los apoyos y medios necesarios para llevar a cabo el proyecto.
  • Si no cuentan con los recursos necesarios, pidan subvenciones.
  • Constituir formalmente la empresa.
  • Abrir y controlar el negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *