Currículum sin experiencia

La falta de experiencia es un gran hándicap al que deben hacer frente los candidatos que buscan su primer trabajo. Acceder al mundo laboral no es fácil, y tendremos que competir con candidatos que cuentan con más años de experiencia que nosotros. Una vez más, el currículum será una parte esencial de nuestro éxito o en nuestro fracaso, aunque para tener opciones de llegar por lo menos a la entrevista es muy importante saber cómo redactar un currículo sin experiencia, uno de los tres pilares básicos del currículum.

La formación

A falta de experiencia, destacaremos la formación. Puede ser que tengas menos experiencia que el resto de candidatos, pero puedes compensarlo presentándote como el aspirante mejor formado a un puesto de trabajo. Puedes destacar tu trayectoria académica, pero también tus habilidades personales o las capacidades que tienes según las necesidades de la empresa. De hecho, una de las claves de un currículum sin experiencia es adaptarlo más todavía a las necesidades de la empresa a la que lo enviamos o a la oferta de empleo a la que respondemos.

No puede faltar tu formación académica, pero también tendrás que mencionar tu formación complementaria. Como siempre, si tienes diversos carnets que pueden ayudarte a conseguir el puesto de trabajo debes mencionarlo en el currículum, indicando el curso en que los obtuviste, la duración -en horas- y el centro que lo expidió. Evita incluir datos innecesarios, como cursos que no tienen nada que ver con la oferta de empleo o niveles de formación inferiores (como la ESO si tienes una carrera o una FP), solo dan la sensación de estar de relleno.

¿Y si no tengo formación?

También puede ser que nos encontremos con que no tenemos ningún tipo de experiencia ni de formación, lo que aparentemente dificulta todavía más la redacción del currículum sin experiencia. En ese caso, nos centraremos en destacar nuestras habilidades y competencias, nuestro objetivo y nuestros intereses. Recuerda que todo debe cuadrar en una sola página, así que puedes completar el currículum adjuntando una carta de presentación o motivación donde profundices sobre tus puntos fuertes y tu interés por la vacante.

Prácticas, becas y voluntariados

Una de las cuestiones más complejas es cómo encajar las prácticas, becas o voluntariados en el currículum. Está claro que si tienes una dilatada trayectoria a tus espaldas es una cuestión secundaria, pero en el caso de los trabajadores sin experiencia habrá sido su único contacto con el mundo laboral así que esos periodos deben aparecer reflejados en el currículum. Y tanto las prácticas formativas como las becas o la participación en proyectos de voluntariado aparecerán en la experiencia del currículum.

cv sin experiencia

Aunque muchas veces disten mucho de ser un empleo, como en el caso de las prácticas no remuneradas, no dejamos de estar ante experiencias del candidato en el mundo laboral. Gracias a ellas sabes con qué te encontrarás si la empresa decide apostar por ti y contratarte. Por su parte, los voluntariados ayudan a dar valor al currículum y a la persona, dicen mucho de su capacidad altruista y de trabajar en equipo, y también pueden ayudar a explicar la falta de actividad profesional una vez acabados los estudios.

Objetivos e intereses personales

Por último, hay que mencionar nuestro objetivo y nuestros intereses adicionales. Puede que a lo largo del currículum ya haya quedado claro tu objetivo, y que la carta de presentación lo refuerce, pero nunca está de más dedicarle unas líneas en el propio currículum para sintetizarlo. Respecto a los intereses adicionales, en la carta de presentación podemos profundizar sobre ellos, pero conviene resaltarlos en el currículum, intentando destacar los que tengan una mayor relación con la empresa a la que envías el currículum y lo que puede ofrecernos.

Ya hemos dicho que el currículum sin experiencia no puede tener más de una página, y seguiremos la misma estructura que en el convencional: datos personales y de contacto, formación, experiencia y formación adicional, lo que incluye idiomas, informática, etc. Recuerda que nunca podemos mentir, ni en la experiencia ni en la formación. Es muy fácil descubrir a un mentiroso, basta con que nos pidan el título, un certificado o la vida laboral para descubrir que no tenemos esa experiencia ni esa formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *