El ahorro como inversión

Todos conocemos personas que gastan mucho, pero en el fondo nunca logran llenar nada con sus compras. Su compulsión busca maquillar un vacío que no se ve pero que se siente, entretanto se distraen. Lo mismo pasa con aquellas personas que trabajan duro para mantener un estilo de vida. Cuando se tiene por costumbre disfrutar de lujos es difícil recortar gastos. En tiempos de crisis es necesario reemplazar marcas reconocidas por unas más modestas pero también de muy buena calidad, que si bien no proporcionan estatus cubren bien las necesidades, sin embargo no todos están dispuestos a hacer ese cambio.

Teniendo en cuenta el clima de inestabilidad laboral que se vive hoy en día, es una buena idea comenzar a hacer pequeños cambios en el estilo de gastos, por ejemplo se podría extender la vida útil de un par de zapatos y no dejarse tentar por los que están de moda. Ese dinero que se ahorra puede ir a una cuenta que tiene como objetivo pagar un curso que dará mejores oportunidades de crecer laboralmente o comprar acciones de alguna empresa, que contribuirán al fondo de retiro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *