El supermercado: Un placer o un temor

Carro de la compra

¿Cómo se hace para ir al supermercado y no caer en la trampa de comprar esas cosas que jamás usaremos?. Es difícil pero con ciertos truquitos vamos a poder aprender a comprar en esas gigantescas tiendas.

Lo primero que se aconseja en estas ocasiones es ir con una lista prediseñada de casa con las provisiones que tenemos que comprar.

Solemos adquirir cosas innecesarias, caras y que nadie come. Por eso es bueno tomarse unos minutos antes de ir o durante la semana para anotar lo que hace falta en nuestro hogar. Se recomienda hacer un recorrido por las alacenas para ver cuáles se han terminado y cuáles todavía no, porque podemos tener 5 litros de aceite pero ni un gramo de sal.

Hacer cálculos de lo que consumimos, ya sea semanal o mensualmente, según sea la compra para no equivocarnos en las cantidades a comprar es otra cosa a tener en cuenta, ya que de esa manera podremos aprovechar ofertas del tipo 2×1.

Una vez con todos los artículos en la lista, a emprender el desafío.

Calcular el tiempo en el supermercado

Sabemos que el tiempo es algo que escasea en estas épocas, pero debemos disponer de él para ir al supermercado y así no ser engañados con falsas ofertas o realizar mal tus compras. Con frecuencia solemos tratar de estar el menor tiempo posible en esos lugares, pero te recomiendo que le dediques algo de tiempo.

Presta atención a los carteles, léelos detenidamente y compáralos con los que tienen los demás productos similares, no compres porque solo dice «oferta»; mira hasta los productos que están abajo de todo.

Muchas veces se ha dicho que estar en un supermercado durante mucho tiempo hace que compres cosas de más, y puede ser verdad, solo que tenemos que organizarnos bien y mirar los productos que llevamos en nuestra lista y no todos aquellos que no necesitamos.

Utiliza tu tiempo allí para comprar bien y no para gastar dinero innecesario. Si crees que no vas a poder pasar la prueba de comprar cosas que no pensabas, es preferible realizarlas en mercados más pequeños, en donde la oferta de productos también es menor.

Piensa en tu sueldo y en lo que podrías hacer con el dinero que ahorras, así podrás pasar la prueba.

Controlar el gasto en el supermercado

Otros factores que debemos tener en cuenta a la hora de realizar las compras es no ir con hambre, eso genera la tentación de comprar productos casi de forma indiscriminada, y planear la vuelta a casa comiendo snacks, dulces, etc.

También si es posible, que los niños se queden a jugar en casa de un amigo o visitando a su abuela, ya que nos pedirán que compremos un montón de cosas, principalmente dulces; y al recibir un no como respuesta, hace que se encaprichen y generan una desconcentración de nuestro objetivo: gastar lo justo y necesario.

Trata de tomar esta tarea lo más relajado posible, y siempre estate atento a las ofertas temporarias de tarjetas de crédito o promociones especiales con las formas de pago. No compres cuando observes que el precio no es bueno y compáralo con otros establecimientos.

Todos deseamos comprar todo en un mismo lugar y con buenos precios, pero eso es muy difícil poder lograrlo en la práctica. Discrimina tus necesidades en rubros, y compra en aquellos lugares que más te convengan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *