Entablando amistad con la calculadora

Algunas personas creen que si ignoran los problemas desaparecerán solos. Están convencidas de que es mejor evitar preocuparse por cuánto gastan o en qué lo hacen, piensan que de ese modo evadirán exitosamente el estrés que les causa hacerse responsables de sus finanzas, pero pocas afirmaciones tan lejanas de la verdad como estas. Cuando se adquiere el hábito de registrar frecuentemente los gastos se da paso a la toma de conciencia de las necesidades, al tiempo que se hace posible la creación de un presupuesto que incluye ingresos y, en el mejor de los escenarios, un porcentaje destinado al fondo de ahorro.

Tomar la calculadora para sumar todas las entradas de dinero y todos los gastos del mes, detallando sus categorías, construye una disciplina favorable para la salud financiera, por lo que entre más rápido se entable una amistad con la calculadora, para saber exactamente en qué se gasta el dinero y cómo podría ahorrarse más de lo que se acostumbra, es una iniciativa que merece la pena practicar para tener un futuro más tranquilo y lleno de abundancia.

6 respuestas a «Entablando amistad con la calculadora»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *