Familia, amigos y negocios

Es muy común escuchar la frase «busco trabajo»,  y también es muy común no ver las oportunidades de trabajo que tenemos a nuestro alrededor.

Nuestra familia y amigos pueden tener empresas ya en desarrollo, pero la idea de esta nota no es pedirle trabajo a ellos, sino ver qué es lo que ellos producen y nosotros podemos aprovechar.

Piensa en aquel tío que tiene un negocio, o en aquel amigo de la infancia que es abogado, mira a tu alrededor pensando en qué forma puedes generar dinero.

Puedes trabajar a porcentaje. Por ejemplo, en el caso de tu amigo abogado presentándole gente que necesita sus servicios, o comprarle a aquel familiar para posteriormente revender en internet. En este caso solo comprarás lo que vendes, y no necesitarás hacer una inversión inicial.

En el supuesto que poseas un dinero para destinar a tu nuevo negocio, puedes comprar los productos y venderlos entre tus amigos y otros familiares, y a su vez, ellos podrán recomendarte a otras personas.

Es bueno aclarar que puede ser riesgoso, ya que puede influir negativamente en tus relaciones, pero puedes realizar esta tarea circunstancialmente hasta que mejore tu situación económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *