Las quejas no son una fuente de dinero

Algunas personas creen que quejarse con frecuencia, en voz alta y con todos los que conocen es una forma de ganar dinero, incluso tienen temas favoritos que repiten cada tanto, como si ese comportamiento les fuera a resolver los problemas. Mejor que coleccionar quejas e inventar nuevas ideas es tomar decisiones y llevarlas a cabo. Si es claro que el trabajo que tienes no te gusta, comienza a buscar uno nuevo o inventa un negocio que en el mediano o largo plazo te permita renunciar.
Si gastas mucho en ropa que luego no usas, cancela una tarjeta de crédito o sal a la calle sin la que tienes para evitar las compras impulsivas e innecesarias. Las quejas a veces sirven para hacer conversación, otras para liberar energía mientras se habla, pero si se convierten en un elemento permanente de tu forma de ser sólo ayudarás a que el círculo vicioso de meterte en problemas – quejarte de ellos – no hacer nada – meterte en problemas, siempre esté presente. Para variar no te quejes todo el tiempo, actúa, aunque sea de vez en cuando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *