Lo mejor para el final

En psicología existe un área llamada economía conductual. En palabras sencillas se trata de motivar a las personas con actividades que de por sí les agradan. Una forma fácil de aplicar este principio es hacer una lista de las tareas que deben cumplirse, luego se clasifican desde la más agradable hasta la menos agradable, para luego comenzar a trabajar en ellas teniendo como punto de partida la más rechazada. Lo que se busca con este procedimiento es distribuir más eficientemente el tiempo, ya que el efecto logrado es terminar todos los compromisos que siempre se aplazan, para al final pasar a las funciones que realmente se quiere desarrollar, con la satisfacción de que una vez terminadas no quedará nada más por hacer.

Si bien este método no es útil para proyectos grandes, sí puede usarse en ellos al dividirlos en etapas. Muy seguramente logrará días más productivos y mayor satisfacción con el trabajo diario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *