Ordenando la cartera

Ordenando la Cartera (I Parte)

Si has convertido tu cartera en un maletín de viaje con botiquín portátil incluído, es el momento de poner orden a ese desorden, así facilitarás la búsqueda de lo que realmente necesitas.

Aquí tenemos estos consejos que te serán muy útiles:

Agendas Imantadas: también conocidas como magnéticas. Este tipo de agendas no te convienen porque magnetizan las bandas de tus tarjetas de crédito y podrías tener apuros si deseas hacer un tipo de transacción con estas.

Medicamentos: esto es increíble; hay gente a la que le gusta llevar consigo aspirinas y pastillas para cualquier tipo de dolor. Recuerda que el calor que emerge dentro de la cartera hará perder propiedades al producto químico.

Preservativos: llevar consigo los típicos condones en la cartera no es lo adecuado, porque el calor que emerge podría quitarle propiedades y hasta podría perforarse, lo que desencadenaría en alguna consecuencia que no deseas para ti. Por eso hay que detener esos impulsos sexuales.

Tarjetas sin uso: no lleves dentro de tu cartera las membrecías del club, tampoco esas credenciales del cine, o calendarios de la lavandería, lo único que te ocasionarán es estorbar el paso de tu búsqueda y, por ende, te quitarán tu valioso tiempo, ese tipo de papeles o plásticos hechos tarjetas los utilizas rara vez, así que solo llévalo contigo cuando tengas la necesidad de usarlo.

Populares recuerdos: esos mensajitos que tu novia (o) te escribió, esas fotos, dibujitos, todos esos recuerdos que permanecen siempre contigo. Lo más recomendable es que lo pongas en un cajón donde se conservarán mejor. Desaloja esos tickets de compras, pagos, transporte público, cine, restaurantes, teatros, conciertos, etc.

Amuletos de la suerte: existen muchas creencias y tradiciones que no se pueden arrancar a las personas; muchos creen que la suerte la puedes obtener a través de un objeto de múltiples tamaños, y lo veneran como su protector llevándolo consigo para todos lados. Si es bueno o es malo llevar este tipo de objetos, eso depende de la creencia de cada uno, pero no hay que exagerar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *