Qué debemos y qué no debemos hacer en una entrevista de trabajo

Debemos decir que no solo importa aquello que ocurre cuando nuestro entrevistador está delante, sino también lo que hacemos antes de la entrevista. Es muy importante no dejarnos llevar por los nervios, si hace falta tomarse una tila, nos la tomamos, pero es importante el aparecer en el lugar de la entrevista con los nervios templados, ya que eso nos dará seguridad a nosotros mismos y nuestro entrevistador lo notará.

Debemos de ser puntuales, no dar imagen de ser una persona «dejada» o que piensen que no nos importa el trabajo.

Hay que ser positivos, pensar que es un trabajo para el que estamos preparados y que no somos peores que el resto de los candidatos, cada uno tiene sus cosas buenas y otras menos buenas.

Por mucho que nos insistan, no debemos de criticar ni a viejos compañeros ni a ninguna empresa en la que hayamos trabajado, ya que da signos de falta de lealtad y de respeto.

No debes de mentir, ya que como se dice coloquialmente: «antes se pilla a un mentiroso que a un cojo».

Por último hablaremos de la postura corporal. No debemos de estar en la silla como si estuviéramos en nuestra casa, tirados o retorcidos, debemos de estar rectos en el asiento y no movernos demasiado para no parecer que estamos nerviosos.

Todo esto se puede resumir en una frase: es imprescindible estar relajados ya que de esa manera seremos naturales, seremos nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *