Tipos de oposiciones

Hay mucha gente que se plantea estudiar unas oposiciones sin saber realmente donde se mete. Una de las cosas a tener en cuenta son los diferentes tipos de oposiciones que existen, un factor clave a la hora de determinar qué tipo de plaza hay en juego, la formación necesaria para poder participar en el proceso de selección o el propio sueldo que cobraremos ya que no todos los funcionarios están en la misma escala salarial. Las oposiciones a justicia, profesores, Correos o Policía son el mejor ejemplo de esta diversidad de oposiciones.

Los grupos y subgrupos de oposiciones

Para saber ante qué tipo de pruebas estamos hay que leerse las bases de la convocatoria, en las que aparecen reflejados los grupos de oposiciones y subgrupos a los que pertenecen las plazas en juego. En España hay tres grupos de oposiciones, A, B y C; y los grupos A y C están divididos en los subgrupos A1, A2, C1 y C2, mientras que el B es el único grupo sin categorías. Para entender esta división en la escala de funcionarios es imprescindible conocer cómo funcionan las oposiciones.

En las bases de la convocatoria aparecerán también los dos tipos de oposiciones. Por una parte las oposiciones de libre acceso, a las que puede presentarse cualquier candidato siempre que cumplan con los requisitos exigidos, empezando por la formación – quienes cuenten con titulación superior también podrán acceder a plazas que exigen un menor nivel formativo-, y por otra parte están las oposiciones de promoción interna, con las que los funcionarios de carrera pueden acceder a un nivel funcionarial superior.

Grupo A de oposiciones

El grupo A sería lo que podríamos considerar la clase alta de los funcionarios, lo que ocupan plazas de mayor rango y, por tanto, suelen tener los sueldos más elevados. Antes el A1 era para licenciados y el A2 para diplomados universitarios, aunque con la llegada de los graduados esta división es más difusa. Pueden acceder al grupo A graduados, licenciados, doctorados, ingenieros o arquitectos, y mientras en el subgrupo A1 están los responsables de dirección y alta gestión en el A2 encontramos a los responsables de tareas de ejecución y gestión.

Grupo B de oposiciones

Además de cualquier titulado universitario que también puede acceder a los subgrupos A1 y A2, el grupo B está abierto a técnicos superiores o equivalentes, candidatos que cuenten con un grado de Formación Profesional superior. Sus funciones se engloban en las tareas administrativas propias de este nivel, además de la gestión y ejecución de los trabajos encomendados por los responsables de cada área.

Grupo C de oposiciones

De nuevo nos encontramos con un nivel dividido en dos subgrupos, el C1 y el C2, y a diferencia de lo que pasaba con el A1 y el A2 aquí la diferencia para acceder es más clara. Los puestos C1 exigen el título de Bachillerato o un Grado Medio de Formación Profesional, mientras que para el C2 basta el Graduado Escolar (ESO o equivalente). Además, pueden acceder todos los candidatos que cumplan con los requisitos para opositar a puestos superiores.

La principal función de los funcionarios del subgrupo C1 es ocuparse de trabajos administrativos, secretaría, oficina, mantenimiento de archivos, etc., mientras que los C2 hacen tareas de apoyo. En teoría es el nivel más bajo de la escala de funcionarios, aunque por debajo de los funcionarios C2 nos encontramos con los subalternos -”otras agrupaciones profesionales” en el Estatuto Básico del Empleado Público, para lo que bastan estudios de Primaria, y que se ocupan de funciones de porteo, vigilancia, custodia o limpieza, y qué también tienen que superar unas pruebas para acceder al cuerpo de funcionarios.

tipos de oposiciones

Oposiciones de promoción interna

Una vez dentro del cuerpo de funcionarios del Estado, un trabajador puede progresar dentro de la escala de funcionarios siempre que cumpla con los requisitos necesarios para ello. La clave son las oposiciones de promoción interna, a las que solo pueden acceder los funcionarios de carrera que quieran avanzar y, por tanto, obtener una plaza mejor, lo que también se reflejará en su nómina.

Prácticamente en el 100% de las convocatorias de empleo público se reserva un número de plazas determinado a la promoción interna. Si no se cubren pueden pasar al libre acceso, pero también hay ocasiones en las que quedan desiertas. Uno de los factores determinantes en las oposiciones de promoción interna es la antigüedad del trabajador, que además de permitirle avanzar en el subgrupo ayuda a sumar puntos en la oposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *