Un Líder del Mundo Moderno (I Parte)

Hoy en día la evaluación que hacen las grandes instituciones empresariales a su personal no va solo avocada a la capacidad intelectual y preparación técnica, también se incluye la identificación de habilidades blandas o lo que se conoce como Inteligencia  Emocional, muchas empresas consideran que la aptitud emocional es dos veces más importante que el coeficiente intelectual.

Para tener éxito en los planos más elevados de una empresa, esto es en los puestos de liderazgo, las empresas buscan personas capaces de sobrellevar la presión del trabajo, que desarrollen habilidades para enfrentar un entorno sumamente complejo, la adaptación al cambio, la negociación, la conciliación de intereses para establecer alianzas, la presión para obtener resultados, la necesidad de tolerar  frustraciones, de persistir en la búsqueda de metas motivadoras, la capacidad de intuir y entender a un grupo humano que se conduce, así como también inspirar a su quehacer y comprometerlo a un esfuerzo en conjunto.
Es así que los líderes de este mundo, no solo demuestran su elevado coeficiente intelectual, también demuestran su inteligencia de emociones, pero ¿Cómo logran ser inteligentes emocionalmente?…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *